Marketing personal. Aprende a venderte y triunfa en la búsqueda de empleo

Marketing personal. Aprende a venderte y triunfa en la búsqueda de empleo

elaborar una estrategia de marketing personalEl marketing personal comprende una serie de estrategias orientadas a cautivar a quien va a realizar la entrevista de trabajo. Se trata de ensalzar las virtudes del ‘producto’ (uno mismo) y obviar en lo posible los defectos. El objetivo final de una campaña de marketing personal es convencer al entrevistador de que eres el mejor candidato posible para el puesto.

Diseñar la campaña de marketing personal

Poner en marcha una campaña de marketing personal requiere un proceso previo de auto análisis. Se trata de determinar dos puntos clave en torno a los cuales girará la campaña de marketing personal:

1º.- Qué puedes ofrecer a las empresas

Es interesante tener en cuenta tus habilidades de empleabilidad. Por ejemplo, cuál es tu nivel de estudios, tu orientación profesional, experiencia en el sector, conocimientos útiles, etc. Diseña tu campaña de marketing personal potenciando tus puntos fuertes y trata de mejorar en aquellos que andes más flojo.

2º.- Elabora tu proyecto profesional

¿Hacia dónde quieres orientar tu futuro profesional?. No sirve de nada enviar tu currículum vítae a diestro y siniestro. Una buena campaña de marketing personal ha de tener el mercado bien segmentado. Estudia tu nicho de mercado, analiza qué sector o sectores profesionales te son más afines o te atraen más y orienta tu campaña en esa dirección.

Una vez que las cosas están claras, es hora de pasar a la acción y emprender las acciones concretas que conformen tu campaña de marketing personal:

  • Redactar un buen currículum vítae acorde a los sectores profesionales determinados.
  • Actualizar tu perfil online y adaptarlo a tu campaña de marketing personal.
  • Redactar una carta de presentación acorde a los parámetros de tu campaña.
  • Activar tu red de contactos para empezar la búsqueda activa de empleo.
  • Utilizar todos los canales de búsqueda de empleo a tu alcance.

El último paso en la campaña de marketing personal. La entrevista de trabajo

La campaña de marketing personal no se termina hasta que has conseguido el puesto de trabajo. Y el último escollo a sortear es la entrevista de trabajo. Aquí es donde debes poner todo de tu parte para convencer al entrevistador de que tú eres el candidato ideal al puesto.

Es el momento de poner sobre la mesa todo lo que has aprendido de ti mismo, de la empresa y del mercado, durante el diseño de tu estrategia de marketing personal. Actúa con determinación y facilita una comunicación persuasiva con el entrevistador. Y no estamos hablando de manipulación, sino de que se sienta cómodo contigo. Que haya un ‘feedback’ eficaz entre ambos. Para ello hay una serie de técnicas muy eficientes.

1.- Escuchar activamente.

Presta mucha atención tanto a lo que dice como a la forma en que lo hace. Estate atento a sus preguntas, afirmaciones, lenguaje corporal, etc. Concéntrate en la entrevista y no dejes que tu mente se vaya a otro sitio.

2.- Analiza su lenguaje.

Cómo se expresa, qué ideas o expresiones repite con frecuencia, en qué cosas pone más énfasis, etc. Darte cuenta de estos detalles te ayudará a saber qué valora más. Ahí tienes puntos sobre los que incidir y conectar mejor con él.

3.- Observa el entorno.

El lugar de la entrevista, la decoración, la prensa que lea o su forma de vestir son detalles que te pueden aportar datos útiles del entrevistador. Pero no caigas en el error de sacar conclusiones, puesto que sólo son indicios. Toma esta información como tal y úsala con buen criterio.

4.- Técnica del acompasamiento.

Si has conseguido analizar bien al entrevistador, imitalo. Pero cuidado, no una imitación burlesca, sino sutil. Trata de alinearte con su forma de comunicación para acercarte más a él.

Errores a evitar en una campaña de marketing personal

Lo fundamental en el diseño de una campaña de marketing personal es construirla acorde a tu propia imagen  No vale mentir ni exagerar virtudes. Al final lo más probable es que seas descubierto. Y eso echaría por tierra toda tu campaña de marketing personal.

Vestir, hablar, mirar y gesticular deben ser acordes con tu personalidad. Sólo así tu campaña será coherente contigo, y evitarás errores tan clamorosos y fatales como:

  • Venderte como persona seria y luego llegar tarde a la entrevista.
  • Dártelas de persona segura de ti mismo y no mirar a los ojos del entrevistador o saludar con un apretón de manos flojo.
  • Dar a entender un cierto nivel cultural y escribir con errores ortográficos o gramaticales.

Son algunos ejemplos para ilustrar lo que debe ser la máxima en tu campaña de marketing personal: la coherencia entre lo que eres y lo que pretendes ‘vender’.

 

También te puede interesar

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *